Make your own free website on Tripod.com

LA SUMISIÓN A DIOS

PRISIONERO DE JESUCRISTO

Filemón 1a "Pablo prisionero de Jesucristo"

En esta plática veremos lo que la voluntad de Dios es en nuestras vidas, hasta convertila en nuestra propia voluntad. Pablo entiende esto al referir que era esclavo del pecado para ser después libre, hasta llegar a ser prisionero de Jesucristo, ¿acaso se puede ser libre y prisionero o prisionero y libre?.

Podemos ver que Pablo habría llegado a tal conocimiento de cautividad en Dios, para el ser verdaderamente libres implicaba una total entrega a Dios, él escribio: para mi el vivir es Cristo y el morir es ganancia.

El sabía que sin una sumisión completa a Dios podría perderlo todo, como dice la escritura, no todo el que me diga Señor, Señor entrará en el reino de los cielos.

Esta falta de sumisión a Dios, llevó a muchos que tenían una comunión con Él a perder la paz y la cercania del Señor. Es como el rey Salomón que pidiendo sabiduría Dios se la dió; al orar para que Dios ocupara su templo, contemplo la gloria de Dios inundando todo el santuario. Pero sin embargo, dice la escritura en 1R 11:4 "Cuando Salomón era anciano, sus mujeres hicieron que su corazón se desviara hacia otros dioses pues no se había entregado por completo al Señor su Dios, como lo había hechoDavid su padre."

No así su padre David, quien llevó su vida en sumisión a Dios , a excepción de cuando tomó por mujer a Betsabé esposa de Urías a quien David ordenó lo pusieran en lo más duro de la batalla para que lo mataran. Y cuando Dios le reveló a traves del profeta Natán que había cometido un gran pecado, tuvo que reconocer que había entrado en la exclavitud del pecado, sin embargo con un verdadero arrepentimiento volvió a ser libre, para ser cautivo de Dios.

Muchos de nosotros creemos que Dios hará cosas grandes y maravillosas por medio de nosotros, aunque vivamos en pecado, aunque pensemos diferente a Dios, pero esto es un engaño de nosotros mismos, con esa clase de pensamientos no avansaremos nada, porque sin Dios nada es posible.

En un sueño que tuve Dios me reveló esto:

Ahí estaba yo parado, había mucha gente a mi derecha e izquierda me acercaba a cada persona, les hablaba del amor de Dios y de sus maravillas, sin embargo parecía que nadie me miraba hablaba y hablaba y no había respuesta, hasta que derepente una persona de aspecto angelical se me acercó y dijo: ¿Cómo quieres predicar y llevar el mensaje de Dios, teniendo tus ropas tan sucias?. Cuando me dijo eso, voltié a mirar mis ropas y estaban increíblemente sucias, no había ni una parte de ellas que estuviera limpia. Entonces salí corriendo de ahí, a cambiar mis ropas, después me paré en medio de la gente, ya no hablé como antes tan solo decía el Espíritu de Dios está en tí y las personas eran tocadas al arrepentimiento y a la reconciliación con Dios, esto era sin la necesidad de hablar, ni decir tanto.

Al contemplar este sueño descubrí que para que Dios nos use debemos ser verdaderamente templo de Dios. El no puede actuar a través de nosotros, si no permanecemos fieles a Él, si vivimos en pecado Él no puede manifestar su gloria. Este es el caso de dos personas de la biblia una de ellas es Saúl y la otra Judas Iscariote.

En la vida de ellos podemos ver que el servir a Dios sin una sumisión total, nos puede llevar al fracaso y a separarnos de Dios. saúl el primer rey de Israel elegido por el pueblo, se lee en la escritura, que él profetizó y además Dios le hizo ganar muchas batallas, sin embargo él quizo utilizar a Dios a su antojo el creía que Dios estaba para servirle a él. Saúl pecó tres veces contra Dios, hasta que Él quitó el reino para darselo a David.

El otro caso es Judas Iscariote discípulo de Jesús, alguien que vió milagros y prodigios tanto que Jesús lo mandó con los demás discípulos de dos, dándoles autoridad para expulsar demonios y sanar enfermos y así lo hicieron. Sin embargo todos sabemos la traición de Judas y después como se ahorcó; no nos toca juzgar a nadie ni a estos dos personajes, pero si debemos mirar sus vidas para no hacer lo mismo.

El error de muchos es pensar en los éxitos del reino de Dios, como si fueran éxitos propios, por eso muchos no creen espiritualmente pues piensa en trinfuar sin Dios, sabemos que esto es imposible, pero sin embargo creemos que Dios nos tiene que servir y no nosotros a Él.

Ello me hace pensar en una fábula que escuché hace tiempo y que habla sobre un sapo que estaba en un estanque y que miraba volar  a las aves, día tras día, envidiaba ese preciado don, el de alcanzar las alturas.

Cierta mañana, el sapo tuvo una magnífica idea.Y llamó a  unas aves y les contó su plan.- Amigas aves yo veo como ustedes extienden sus alas para emprender el vuelo, yo las miro con envidia. Sin embargo esta mañana he tenido una magnífica idea, asi que ustedes y yo seremos los primeros en hacer que un sapo vuele-. Las aves se le quedaron mirando con asombro diciéndose unas a otras - ¿ Cómo puede ser esto posible?- el sapo continuó diciendo - la idea consiste en que ustedes agarrarán con sus patas estos listones por un extremo y yo con mi boca morderé fuertemente el otro extremo y así ustedes al volar, harán que yo me eleve y seremos los primeros en hacer volar un sapo.

A las aves les pareció una buena idea y comenzaron cada una a tomar un listón y lo metió a su boca, las aves comenzaron a volar, y el sapo empezó a elevarse.Era algo increíble, todo animal que veía el sapo volador quedaba boquiabierto, las vacas mugían, los gallos cantaban; cuando pasaron por una ciudad, aquellos hombres que comenzaban a mirar el sapo volador exclamaban -¡miren un sapo volador ! -esto nunca se había visto sólo alguien sabio pudo haber imaginado algo así. - ¡Quién será el autor de esta maravilla ? ¡YO ! gritó el sapo, quien cayó al suelo quedando aplastado.

Así muchos de nosotros vivimos pensando, yo qué buen cristiano soy, yo como sirvo a Dios, yo cuánto conocimiento tengo de El. Dejemos ya de ser esclavos de nosotros mismos,comencemos a ser verdaderos obreros de Dios, busquemos ser cautivos del Señor, el éxito de Dios está en nuestra sumisión a El.

"La grandeza de un hombre se determina por la causa, por la cual vive y por su voluntad de pagar el precio para conseguirlo."

Textos de apoyo

1 Samuel 10:9.10

San Mateo 10:5-15

San Mateo 26:47-56

San Juan 18:2-11

 

 

1 Samuel 15

San Marcos 6:7-13

San Marcos 14:43-50

San Lucas 9:57-62

 

 

2 Samuel 11-12:1-14

San Lucas 9:1-6

San Lucas 22:47-53

San Lucas 9:23

Dinámica de reflexión
  • ¿Crees que una sumisión a Dios es necesaria para que Dios nos utilíce verdaderamente?
  • La libertad que Dios da, nos hace cautivos de Jesucristo para ser verdaderos cristianos ¿Crees tu en esto?   Sí, ¿Porqué?        No, ¿Porqué?
  • ¿Ti crees que es necesario tener una vida de comunión, y santidad para que Dios haga grandes cosas a través de nosotros?     Sí, ¿Porqué?        No, ¿Porqué?

Contacte
con
nosotros

Inicio

Volver

a

artículos

Página

de

San Patricio